Historia del Abrigo

Lunes, 18 Agosto   

Antes de de conocer la vocación puramente funcional de protección de las inclemencias que conocemos en nuestros días, el abrigo permitía antes establecer su posición social. Así en la Roma antigua, el ciudadano libre envolvía su toga para diferenciarse de los esclavos. A la Edad media, solamente los nobles admitidos al tribunal tenían el privilegio de llevar la hopalanda. En el siglo XV, permanece reservado a la nobleza. Posteriormente, se convierte en una prenda de vestir poco a poco popula, El abrigo será eclipsado por la levita al principio del siglo XIX para volver de nuevo, en particular, a partir de mitad del siglo bajo distintas formas con partes inmóviles. En 1893 aparecen los primeros abrigos de piel.


Tags: